Carelia, la acampada perfecta está en Rusia

Fuente: Lori / Legion Media

Al norte de San Petersburgo, allá donde las leyendas bucean en los lagos y el alba y el ocaso se besan al llegar el verano, la región rusa de Carelia nos invita a volver a la vida en los bosques.

La historia nos recuerda cuando dos sinuosos canales del río Vuoksa, en el istmo ruso de Carelia, llevaron sus tormentosas aguas al lago Ladoga. Solo el Baikal le supera en tamaño. También nos evoca el comercio entre los barcos de los vikingos y antiguos rusos, y los estudios arqueológicos del lecho lo corroboran.

Pero a lo largo de los siglos el istmo de Carelia ha cambiado tanto que se ha levantado y se ha secado el canal occidental del río, aplastándolo en lagos inconexos. Uno de estos lagos ha conservado el nombre del río que lo originó: Vuoksa.

(Río Vuoksa, Carelia)

El relieve excepcional del lago lo convierte en uno de los lugares más fotogénicos de Carelia. Vuoksa incluye cientos de islas de granito con variedad de tamaños y formas curiosas. Los cuentos populares rusos amplifican el encanto de estas islas y sus nombres: isla de los Ciervos, de los Osos, de los Tres Hombres Gordos, de los Juncos…

Los siglos pasan y el misterio se refleja en el agua del lago como un espejo. Además, se puede alquilar un barco para ver de cerca las llamadas “frentes de oveja”, cornisas de piedra talladas por un glaciar.

Sigue leyendo este interesante artículo AQUI, (Condé Nast Traveler)  

La región rusa de Carelia merece la pena en cualquier época del año, pero resulta especialmente atractiva durante el solsticio de verano, cuando la frontera entre el día y la noche se difumina y, como dicen aquí, “los amaneceres se besan”. Quizá sea por eso, por la brevedad de la noche o por la fascinante danza de las efímeras. Estos insectos viven solo unos días, durante los que realizan su baile de cortejo bajo los rayos del sol que huyen del atardecer.

Noite de Ivan Kupala marca a entrada do verão na Rússia - Russia Beyond BR

(Solsticio de verano en Rusia