PUEBLOS

Los monumentos megalíticos de la costa bretona, especialmente en Carnac, son testimonio de sus primitivos habitantes.

En la época romana la región se llamaba Armórica, versión de las palabras celtas que significan “cerca del mar”, la cual estaba habitada por tribus célticas. Luego formó parte de la provincia romana Lugdunensis Tertia, pero fue menos romanizada que el resto de las Galias.

Los bretones fueron osados marineros y valientes soldados, orgullosos de sus antepasados y apegados a sus costumbres. Hasta finales del siglo XIX subsistieron muchos usos y supersticiones paganas, como la adoración de los dólmenes.

En el censo de 2015, se contabilizaron 3.293.850 habitantes. El crecimiento demográfico de la región se produce debido a la inmigración.

TERRITORIO

Región administrativa del noroeste de Francia y península entre el canal de La Mancha y el océano Atlántico. Comprende los departamentos de Finistère, Côtes-d´Armor, Morbihan e Ille-et-Vilaine. Se divide corrientemente en Alta y Baja Bretaña, la primera al oeste y la segunda al este. Los bretones establecen la división tradicional de Armor, la costa, y Argoat, el interior. En total, tiene 27.506 km² y su capital es Roazhon/Rennes.

La península es generalmente accidentada y la costa muy irregular; hay numerosos ríos, en su mayor parte cortos. El canal Brest-Nantes atraviesa la mayor parte de Bretaña.

Región ganadera, forestal y pesquera, con minas de hierro y plomo; sus industrias importantes están en el estuario del Loira.

LENGUA

El bretón o armoricano es una lengua céltica, que en 1886 la hablaban 1.200.000 personas, en 1952 eran 1.100.00, en 1992 la cifra no alcanzaba los 700.00 hablantes. En 2011, la UNESCO calificó a esta leguna como “seriamente amenaza”, ya que la cifra de hablante ha descendido a 250.000. Sin embargo, la enseñanza escolar de esta lengua ha ido creciendo gradualmente, y en 2014 había 20.300 alumnos escolarizados en centro bilingües.

En la región de Bretaña/Breizh/Bretagne, al noroeste de Francia, en los departamentos de Finistère/Penn-ar-Bed, Côtes-d´Armor/Aodou-an-Arvor y Morbihan/Mor-Bihan, para 140.000 habitantes el bretón es la lengua materna, el 4,2% de la población total y 207.000 habitantes hablan bretón, el 5,5% de la población total. El número de bretones que conocen la lengua, aunque regularmente no la utilizan, es de aproximadamente 600.000 personas.

La lengua posee cuatro dialectos principales: tréguier, cornouailles, léon, que es el más puro e importante y vannes, el más peculiar. Se creyó equivocadamente que esta lengua era una supervivencia de la hablada por los antiguos galos; en realidad fue llevada a Bretaña en los siglos V y VI por los emigrantes de Cornualles y Gales del Sur.

La lengua presenta muchas semejanzas gramaticales con el galés; en cuanto al vocabulario, el bretón y el cornuallés o córnico tienen entre sí más puntos de contacto que cada uno de ellos por separado con el galés. Aún así, las diferencias son notables, pues mientras el cornuallés se nutrió del inglés, el bretón lo hizo del francés.

El movimiento reivindicativo de la lengua está apoyado en diversas asociaciones culturales, partidos políticos y publicaciones periódicas y literarias.

RELIGIÓN

La población bretona es muy tradicional en su adhesión a la religión católica, a la que se adscribe casi el 90% de los bretones, seguida de una minoría de musulmanes.

HISTORIA

Siglo V: Armórica se desmembró en un grupo de pequeñas repúblicas y monarquías.

Siglo VI: Celtas cristianos procedentes de Inglaterra, que huían de los invasores sajones, se establecieron en esta península.

Siglo X: Conan de Rennes realizó la unificación frente a los normandos y su hijo Godofredo se erigió en duque de Bretaña.

Siglo XI: Se conformó el Gran Ducado de Bretaña.

1166: El ducado pasó por matrimonio a Godofredo , hijo de Enrique II de Inglaterra, pero no estuvo más que una generación en manos de los Plantagenet.

1491: Ana de Bretaña, la heredera del ducado, casó con Carlos VIII de Francia y, al fallecimiento de éste, con Luis XII.

1532: Bretaña quedó anexionada a Francia por un tratado (Acte d´Union à la Couronne de France) que prometía conservar muchas de las libertades bretonas.

1554: Se convirtió en provincia francesa, con sus Estados Provinciales y su Parlamento.

1789: Finalizó su autonomía; los bretones se opusieron decididamente a la Revolución Francesa, principalmente por motivos religiosos, y apoyaron el levantamiento de la Vendée.

1790: El ducado de Bretaña desapareció oficialmente, aunque se siguió respetando el Acta de Unión, y se dividió en cinco departamentos.

Siglo XIX: El grupo contrarrevolucionario local, los chuanes, actuó durante largo período, y los sentimientos realistas y conservadores se mantuvieron firmes.

1860: Comenzó una fuerte emigración, y con ella, un despoblamiento progresivo que iba a durar un siglo; la economía se estancó en el binomio agricultura-pesca, hasta hacer de Bretaña una de las regiones más deprimidas de Francia.

Siglo XX: Renacimiento del activismo nacionalista bretón, apareciendo algún grupo clandestino como el Frente de Liberación de Bretaña (FLB), que al ser disuelto siguió operando a través de su rama armada, la Armée Révolutionnaire Bretonne (ARB).

1969: En el referéndum celebrado, la mayoría de los bretones optaron por una regionalización.

1970-75: La política centralista del gobierno francés, incrementó las manifestaciones de protesta de la población.

1980-89: El saldo migratorio anual fue ya positivo, con el consiguiente crecimiento y recuperación del total poblacional.

2012: El tradicional festival bretón Fest Noz fue registrado por la UNESCO en las listas del Patrimonio Cultural Inmaterial.

CULTURA

Los más antiguos documentos son glosas bretonas en manuscritos latinos del siglo VIII. Entre los textos que ofrecen ya una continuidad, los más primitivos y numerosos son comedias de asuntos religiosos o de misterios.

El más antiguo es la Vie de Ste. Nonne del siglo XIV. Se conserva también una traducción de la Biblia, que fue un elemento de la cultura bretona. La parte más importante de la literatura la constituyen los cantos populares, cuentos y leyendas.

Conserva buen número de costumbres, canciones y relatos populares. Bretaña es famosa por sus vestidos típicos y por su gran número de santuarios y lugares de peregrinación.

El turismo, estímulo para la activación económica, reviste gran interés, sobre todo en la costa meridional y en el interior. La región cuenta también con diversas reservas naturales. La ciudad de Quimper es famosa por su loza de barro, y la costera Saint-Malo, muy destruida durante la II Guerra Mundial, es una restaurada ciudad amurallada.

Es la tierra de los famosos personajes de historietas, Asterix y Obelix, los guerreros galos invencibles.


A la venta, mapa Europa de los Pueblos

For sale, Europe of the Peoples map

Salgai, Herrien Europa mapa

LOGO Europa de los Pueblos
COLABORA
con la actualización de esta información

ELKARLANEAN
informazio hau eguneratuta

COLLABORATE
with the update of this information
inst-europ@inst-europ.org